PF: Bares de sabores e historias.

Dos codobarras con galones, debatiendo y arreglando el mundo, con el codo bien apoyado en la barra nada más llegar haciendo fuerte, mientras las cañas van llenas y vuelven vacías, siempre a pares. Como en la película un domingo cualquiera, pero sin ser ni Al Pacino, ni Dennis Quaid, y sin jugar al Fútbol. Más bien se trata de un domingo cualquiera desde La Latina hasta Chamberí, pasando por Antón Martín, haciendo un particular vía crucis de bar en bar, y de barra en barra.
Fortunio sin fortuna, fortunio con fortuna. Segunda casa de tantos, y consuelo de tan pocos, el bar, bendito bar. Aquellas barras que sustentan a aquellos desamparados melancólicos. Aquellos camareros que sirven, escuchan y callan.
Si las barras de los bares hablaran, cuántas soluciones a las guerras, a las parejas, al deporte rey, a la política y a las amistades o al trabajo se harían públicas.
Un bar es infancia, es amistad, es charla, es amor.
El señor bar siempre está ahí…

 

 

 

CONTINUARA…

Un comentario en “PF: Bares de sabores e historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s